Dos parejas de buitre negro se establecen por primera vez en nidos artificiales

Buitres
Este hecho se considera como un avance para lograr un núcleo reproductor de la especie en la región lusa del Alentejo

Dos parejas de buitre negro (Aegypius monachus) se han establecido por primera vez en sendos nidales artificiales instalados con ayuda de la Junta de Andalucía en el sudeste de Portugal, en concreto en una finca fronteriza con el norte de la provincia de Huelva, en el extremo occidental de Sierra Morena, lugar en el que reside la mayor población de esta especie en Andalucía, con 107 parejas censadas en 2014.Este hecho, que ha sido confirmado a laConsejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio por responsables de la Liga portuguesa para la Protección de la Naturaleza, se puede considerar como el primer paso para el restablecimiento de un núcleo reproductor de esta rapaz en la región del Alentejo, donde sólo hay constancia de un intento fallido de reproducción en los últimos 40 años.Estos nidales forman parte de un grupo de las más de 20 unidades colocadas en la zona, en el marco de un proyecto cofinanciado por el Programa LIFE Naturaleza de la Unión Europea entre 2010 y 2013. Su estructura se corresponde  con el modelo diseñado en Andalucía en 2002 y utilizado para reconstruir cerca de 60 nidos naturales en mal estado, es decir, un poste de hierro a modo de soporte adosado al árbol y una canasta del mismo material que se rellena de ramas para formar el lecho.La ocupación de estos dos nidales por sendas parejas de buitre negro es fruto de los trabajos coordinados para la conservación de esta rapaz, que se realizan a uno y otro lado de la frontera. No en vano, durante el desarrollo del proyecto LIFE, los técnicos lusos recibieron asesoramiento del personal del Programa de Buitre Negro en Andalucía, integrado en el Plan andaluz de Recuperación y Conservación de Aves Necrófagas, acerca de la fabricación, método de instalación y de la elección de los sitios más favorables para colocar los nidales.Este caso es un claro ejemplo de transferencia del conocimiento adquirido por los equipos técnicos de la Consejería en el plan de conservación del buitre negro que se desarrolla desde el año 2002 y que fue el precursor del diseño y del estudio de las características del hábitat para la colocación de este tipo de plataformas. Los resultados en este tipo de acciones suelen verse transcurridos varios años tal y como acaba de ocurrir en esta ocasión.Buitre negroEl buitre negro (Aegypius monachus) es el buitre más grande de España, con una envergadura alar que en algunos casos puede llegar hasta casi los tres metros. Sus colonias se encuentran básicamente en dos tipos de hábitats, bosques mediterráneos de quercíneas o pinares en los pisos supramontanos y subalpinos del Sistema Central. Nidifica en grandes árboles, en zonas boscosas no muy densas con sotobosque de matorral, y cada pareja suele utilizar varios nidos alternativos, construidos por ambos sexos con grandes ramas.El área de cría de esta especie se extiende por el sur del Paleártico, fundamentalmente en la zona asiática desde Turquía hasta el norte de China. En Europa nidifica en Grecia, Ucrania y sur de Rusia y en España en Mallorca y en el cuadrante suroccidental de la zona peninsular. El censo estatal realizado en 2006 estimó la población reproductora española entre 1.845 y 2.440 parejas, aunque en el presente podría acercarse a las 3.000.El buitre negro, por ser una especie de gran envergadura y especialmente rara, al lado de otras como el buitre leonado, es un recurso de interés para el turismo ornitológico y, por ello, para el desarrollo socioeconómico de las áreas rurales donde se encuentran estas aves.

 

 2.000 hectáreas.

¡Compártelo!

No se permite realizar comentarios.

Boletín Informativo Gratuito