Finalizada la campaña de evaluación de las masas forestales andaluzas

masa forestal

La Consejería realiza anualmente un muestreo sistemático sobre más de 9.000 árboles mediante el que determina su estado fitosanitario

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, a través de la Red Andaluza de Seguimiento de Daños sobre Ecosistemas Forestales (Red Seda), ha finalizado una nueva campaña de evaluación del estado de las masas forestales andaluzas.

Esta iniciativa, que se realiza anualmente y gracias a la que se muestrean más de 9.000 árboles para conocer su estado fitosanitario, comenzó el pasado mes de junio y se ha prolongado hasta septiembre.

En concreto, esta labor permite monitorizar las masas forestales, detectar posibles problemas fitosanitarios y llevar a cabo seguimientos específicos de los principales agentes nocivos.

La Red Seda emplea para ello una metodología ampliamente contrastada en otros países de la Unión Europea, ya que realiza la evaluación de los árboles localizados, en un radio determinado, alrededor de todos los puntos que una malla de 8x8 kilómetros determina sobre una masa forestal.

Además, los datos obtenidos a lo largo de estos años permitirán realizar un análisis temporal y geográfico de la evolución del arbolado, así como de los agentes de daño detectados.

El análisis de los últimos datos disponibles (2013) muestra un arbolado en buen estado, con más del 68% del mismo con valores de defoliación nulos o bajos; únicamente un 2,9% aparecen gravemente dañados o muertos. En cuanto a la tendencia en los últimos años, se pone de manifiesto un progresivo deterioro del arbolado, interrumpido en 2013. Queda pendiente confirmar su consolidación tras el análisis de la campaña de 2014.

Un estudio descriptivo de los agentes constata la participación en el estado del arbolado de un gran número de agentes nocivos, dominado por la presencia de plagas y enfermedades. Sin embargo, al considerar el nivel de contribución de cada uno de los agentes al deterioro de la masa forestal, los daños anteriormente citados, pierden importancia frente a los derivados de la acción directa del hombre, abióticos (sequías) e incendios, que cobran especial relevancia.

400 puntos de muestreo permanente

La Red Seda, establecida en el año 2000 con el objetivo de valorar el impacto de la 'seca' de los Quercus en nuestros montes, se ha revelado como el principal sistema de evaluación y seguimiento general del arbolado. Para ello cuenta con más de 400 puntos permanentes de muestreo distribuidos por toda Andalucía, que suponen la valoración de más de 9.000 árboles.

Cada uno de ellos se caracteriza empleando el parámetro defoliación, es decir, la cantidad de hoja que se estima que cada árbol pierde debido a la actividad de los agentes nocivos presentes; que deben ser identificados, valorando la contribución de cada uno de ellos al estado del árbol.

El carácter permanente de los puntos convierte a la Red en el soporte físico ideal sobre el que llevar a cabo estudios y análisis relacionados con el arbolado. Recientemente, se ha convertido en la base del sistema de vigilancia y alerta frente a la introducción de organismos exóticos nocivos, tales como el chancro resinoso provocado por Fusarium circinatum, el fuego bacteriano causado por Erwinia amylovora, y por supuesto, la principal amenaza a la que se enfrentan las masas de coníferas: el nematodo de la madera del pino (Bursaphelenchus xylophilus).

Fuente: Junta Andalucía

¡Compártelo!

No se permite realizar comentarios.

Boletín Informativo Gratuito