Iberlince liberará ocho nuevos ejemplares de lince en los Montes de Toledo

lince-atropellos

Keres, Kea, Karma, Jabillo, Kentaro, Kahn, Kendo, Kuna son los nombres por los que se conocen a estos ejemplares, con los que el proyecto Life+Iberlince pretende recuperar la presencia de lince en un territorio que antes de los años ochenta acogía uno de los principales núcleos de población de la especie en la península ibérica.
La suelta en Montes de Toledo se produce después de que este verano tuviera lugar la primera reintroducción de la especie en Castilla-La Mancha, en Sierra Morena Oriental, donde fueron liberados otros ocho ejemplares, todos ellos, procedentes del Programa Ex-situ que gestiona los diferentes centros de cría en cautividad de la especie.
Los linces ibéricos que serán liberados en Montes de Toledo proceden de los centros de cría de El Acebuche, La Olivilla, Zarza de Granadilla y Silves, que se distribuyen en Andalucía, Extremadura y Portugal.

Como ocurrió en la selección de los ejemplares que fueron reintroducidos en Sierra Morena Oriental, en este caso, también han sido elegidos teniendo en cuenta que puedan aportar la máxima variabilidad genética y que exista una adecuada proporción de sexos entre los ejemplares liberados.
La suelta de los linces se producirá en un extenso territorio de la provincia de Toledo que previamente ha sido seleccionado por cumplir con los criterios y las variables biológicas adecuadas, y que lo convierte en una zona apta para la reintroducción de la especie.
Las áreas de reintroducción cuentan con las densidades adecuadas de conejo para garantizar la alimentación de los ejemplares liberados, con la calidad del hábitat apropiada para garantizar su presencia futura y con factores de amenaza asumibles y en niveles similares a otras zonas de reintroducción en donde ya se han establecido los ejemplares liberados, principalmente Guadalmellato y Guarrizas en Andalucía.
Además, desde hace algunos meses, en los municipios cercanos a los lugares de la suelta se está desarrollando un programa de comunicación y sensibilización entre la población, del que se puede destacar que la reintroducción del lince cuenta con el apoyo de la sociedad en general, y en particular de los colectivos que pueden tener una mayor implicación en la conservación de la especie, como son propietarios de fincas, cazadores, gestores cinegéticos y guardas de caza.
En el caso de los Montes de Toledo, los técnicos del proyecto han optado por un método de suelta diferente al que se había empleado en la liberación en Sierra Morena Oriental, de tal forma, que los linces no serán puestos en libertad directamente en el territorio elegido, sino que pasarán previamente a su suelta definitiva por unos cercados denominados de pre-suelta.
Este método, denominado como sistema de suelta blanda, ha sido ya empleado con éxito en otros puntos de reintroducción del lince ibérico, permitiendo que los ejemplares que son liberados superen previamente un proceso de adaptación al medio natural.
El método asegura la adaptación a las nuevas condiciones de los linces que proceden de los centros, minimizando sus conductas de dispersión o aumentando el grado de retorno de los ejemplares que realicen movimientos exploratorios y facilitando su asentamiento en el territorio en el momento de su puesta en libertad definitiva.
De este modo, los linces liberados permanecerán en el cercado de pre-adaptación durante unos veinte días, tras lo cuales, y después de comprobarse que su aclimatación ha sido la correcta, serán liberados definitivamente.
Con la suelta de estos nuevos ejemplares se iniciará la segunda fase de reintroducción del lince ibérico en Castilla-La Mancha, dándose así un paso más en el objetivo de aumentar la población actual de lince ibérico en la península ibérica y ampliar sus núcleos poblacionales más allá de los territorios tradicionales que hasta ahora se encontraban en Doñana y Andújar, en Andalucía.

¡Compártelo!

No se permite realizar comentarios.

Boletín Informativo Gratuito