Investigadores y gestores públicos abordan en Vejer de la Frontera el estado de conservación del alimoche

AlimocheNdn

El encuentro organizado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se celebrará los días 11 y 12 de diciembre

Investigadores y gestores públicos abordarán el estado de conservación del alimoche en Andalucía en el seminario 'Aves Necrófagas: Andalucía frente al reto de la conservación del alimoche', que se celebrará los días 11 y 12 de diciembre en el municipio gaditano de Vejer de la Frontera. Con esta iniciativa se pretende conseguir una serie de conclusiones que faciliten a la administración ambiental andaluza la elaboración de herramientas que permitan frenar el declive de las poblaciones de esta especie catalogada en peligro de extinción e incrementarla, para alejarla así de la extinción. En el encuentro, organizado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, se tratará también la situación del resto de rapaces incluidas en el Plan de Recuperación y Conservación de Aves Necrófagas de Andalucía, entre las que se encuentran el quebrantahuesos, milano real y buitre negro.

Las causas del declive experimentado en años precedentes por las poblaciones del alimoche vienen determinadas por una tasa de mortalidad adulta inusualmente elevada, motivada principalmente por el uso ilegal de cebos envenenados, colisiones con parques eólicos y electrocuciones. A ello hay que sumar las molestias durante el periodo de cría, básicamente producidas por escaladores aunque también por obras forestales, que inciden de manera negativa en el éxito reproductor.

Con el fin de paliar esta situación, la Consejería desarrolla desde 2004 un programa de actuaciones para la conservación del alimoche en Andalucía que tiene como principal objetivo variar la delicada situación que atraviesa esta rapaz, provocada fundamentalmente por causas antrópicas. Esta estrategia está basada en el control de la población reproductora y en la ejecución de las actuaciones necesarias para conseguir la supervivencia de los individuos, la salvaguarda de sus territorios de cría y la consecución de una reproducción exitosa.

Entre las medidas que llevan a cabo destacan los trabajos de seguimiento de la población reproductora, marcaje de pollos e inmaduros para estudiar la supervivencia y movimientos migratorios, aporte de alimentos en muladares o un estudio sanitario de la población. A ello hay que añadir la colaboración que mantienen para luchar contra el uso de cebos envenenados el personal técnico de la Estrategia Andaluza contra el veneno de la Junta de Andalucía, agentes de Medio Ambiente de las Brigadas de Investigación de Envenenamientos de Fauna, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y los principales colectivos implicados, el ganadero y el cinegético.

El alimoche, al igual que las otras aves necrófagas, es muy beneficiosa ya que al alimentarse de carroña reduce el riesgo de epizootias y ayuda a controlar riesgos epidemiológicos de numerosas especies silvestres, cinegéticas o ganaderas susceptibles al contagio de enfermedades por exposición a cadáveres de otros animales, especialmente de grandes mamíferos. Es también la más pequeña de las cuatro rapaces estrictamente carroñeras europeas y una de las más oportunistas en cuanto a su ecología trófica, alimentándose de cualquier tipo de carroña (mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios), basuras domésticas, excrementos e insectos, lo cual la hace muy vulnerable al veneno, la principal causa de mortalidad.

Fuente: Junta de Andalucía

¡Compártelo!

No se permite realizar comentarios.

Boletín Informativo Gratuito